Para qué sirve la cúrcuma

PARA QUÉ SIRVE LA CÚRCUMA: UN SUPERALIMENTO QUE PUEDE TRANSFORMAR TU SALUD

por | Sep 21, 2023 | 0 Comentarios

La cúrcuma, también conocida como cúrcuma india o azafrán de la India, es una planta nativa del sur y sureste de Asia. Ampliamente utilizada en la cocina de muchas partes del mundo, especialmente en la asiática, es un componente clave en platos como el curry. En este artículo vamos a explorar para qué sirve la cúrcuma más allá de su uso culinario.

El rizoma de la cúrcuma también ha sido apreciado por sus propiedades medicinales durante siglos en la medicina Unani y Ayurveda. Se ha utilizado tradicionalmente para la obstrucción hepática y la ictericia, y se ha aplicado por vía externa para las úlceras y la inflamación. Además, se emplea en otras dolencias como antiséptico, para la tos, resfriado, problemas dentales, indigestión, infecciones de la piel, purificación de la sangre, asma, hemorroides, bronquitis, tumores, heridas y trastornos hepáticos.

En la actualidad, la evidencia científica sugiere enormes beneficios para la salud. A continuación, resumimos los más relevantes.


BENEFICIOS DE LA CÚRCUMA PARA LA SALUD

La cúrcuma (Curcuma longa L.) contiene una variedad de compuestos químicos, entre los que destacan las materias colorantes llamadas curcuminoides, de las cuales la principal es la curcumina.

La mayor parte de los efectos farmacológicos de la cúrcuma se atribuyen a la presencia de la curcumina y al aceite esencial.

Vayamos al grano y veamos para qué sirve la cúrcuma.


MEJORA LA DIGESTIÓN

La cúrcuma ha sido apreciada en la medicina tradicional durante siglos por sus beneficios eupépticos. La ciencia moderna ha respaldado estos usos. De hecho, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) aprueba su empleo tradicional para incrementar la secreción biliar en el tratamiento de la indigestión: sensación de plenitud, flatulencia y digestiones lentas. La OMS y la Comisión Europea, para dispepsias hipersecretoras o hiposecretoras y meteorismo.

Se ha observado que la administración de cúrcuma mejora la motilidad intestinal y promueve el equilibrio de la microbiota intestinal, al estimular el crecimiento de bacterias beneficiosas y reducir la proliferación de bacterias dañinas.

Además, gracias a su actividad antiinflamatoria (que describiremos más adelante), alivia los síntomas asociados a la permeabilidad intestinal aumentada y las enfermedades intestinales inflamatorias.

Su actividad colagoga ayuda a la correcta función hepática y promueve la desintoxicación del organismo. También se ha verificado su eficacia en la cicatrización de úlceras y su potencial uso en caso de diarreas.


ACTIVIDAD ANTIINFLAMATORIA


Hay una creciente cantidad de evidencia científica que respalda su actividad sobre la inflamación.

Son varios los mecanismos a través de los que la curcumina ejerce su actividad antiinflamatoria:

  • Puede disminuir la producción de citocinas proinflamatorias, como el factor de necrosis tumoral alfa (TNF-alfa) y las interleucinas, 1, 2, 6, 8 y 12, que desempeñan un papel clave en la respuesta inflamatoria.
  • Exhibe la capacidad de suprimir la actividad de enzimas como la ciclooxigenasa-2 (COX-2), la 5-lipooxigenasa (5-LOX) y la iNOS, que están implicadas en la producción de prostaglandinas y leucotrienos, compuestos que promueven la inflamación.
  • Inhibe la vía NF-kB, que regula genes relacionados con la inflamación y juega un papel crucial en las respuestas inflamatorias.

Bien, pero para qué sirve la cúrcuma y su efecto antiinflamatorio. En un estudio se demostró que la administración de una dosis de 2 g/día durante 6 semanas, redujo la sintomatología asociada a la artrosis de rodilla, con eficacia similar a la del ibuprofeno.

Pero también ha demostrado ser eficaz en la inflamación crónica. De ahí que la cúrcuma pueda emplearse en casos de artritis, artritis reumatoide, osteoartritis, así como en las enfermedades inflamatorias del intestino (enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa).

 

Cúrcuma para la salud digestiva

La cúrcuma es uno de los remedios naturales más beneficiosos para la salud y bienestar digestivo.


EFECTO ANTIOXIDANTE

La curcumina también se caracteriza por ser un potente antioxidante, lo que contribuye a potenciar su actividad antiinflamatoria, a combatir el estrés oxidativo y las enfermedades asociadas a este.

El estrés oxidativo es un desequilibrio entre la producción de radicales libres y la capacidad del cuerpo para neutralizarlos. Se ha relacionado con una amplia variedad de problemas de salud, incluyendo enfermedades cardiovasculares, cáncer, enfermedades neurodegenerativas y envejecimiento prematuro.

La cúrcuma, y en particular la curcumina, puede ayudar a combatir el estrés oxidativo no sólo por su capacidad de captar radicales libres, sino por estimular la actividad de las enzimas antioxidantes endógenas, como la superóxido dismutasa y la catalasa.


EFECTO INMUNOMODULADOR


Se ha observado que la curcumina aumenta la producción de anticuerpos y la actividad de varias células del sistema inmunológico, incluyendo los linfocitos T, las células asesinas naturales (NK) y los macrófagos.

Por otro lado, modula la producción de citocinas, que son moléculas de señalización utilizadas por el sistema inmunológico para coordinar la respuesta inflamatoria.

Sin duda, la curcumina ayuda a regular la respuesta inmunológica en el cuerpo.


¿PARA QUÉ SIRVE LA CÚRCUMA? ¿HAY MÁS?

Pues sí. Los estudios científicos han mostrado otras propiedades de la cúrcuma, su potencial aplicación y eficacia en otros muchos problemas de salud.

Diabetes mellitus

Se ha demostrado que los curcuminoides en pacientes con diabetes mellitus tipo 2 mejoran la resistencia a la insulina, reducen los niveles de glucosa e insulina en sangre, mejoran la secreción de adiponectina y reducen los niveles de leptina, resistina e interleucina. La curcumina mejora la sensibilidad a la insulina mediante un mecanismo similar al antidiabético rosiglitazona.

Enfermedades cardiovasculares

En ensayos preclínicos y clínicos se han demostrado las capacidades antihipercolesterolémicas, antiateroscleróticas y protectoras contra la isquemia cardíaca. Asimismo, su actividad antiinflamatoria, mejora la función del endotelio vascular y reduce el riesgo de enfermedades cardíacas.

Enfermedades neurodegenerativas

La inflamación crónica está relacionada con enfermedades como el Alzheimer y el Parkinson. La curcumina puede tener un efecto protector en el cerebro al reducir la inflamación y el estrés oxidativo.

Anticanceroso

Se han verificado experimentalmente los efectos anticancerígenos de la curcumina frente a diferentes líneas celulares, especialmente en procesos relacionados con el aparato digestivo.


Y aún hay más. La cúrcuma posee otras actividades beneficiosas:

  • Antibacteriana, antiviral y antifúngica.
  • Inhibe el crecimiento de Helicobacter pylori, aunque no es eficaz para su completa eliminación.
  • Actividad anticonvulsivante, antidepresiva, antiestrés y ansiolítica. Entre los mecanismos de acción se encuentra la inhibición selectiva de la enzima iNOS.
  • De utilidad para el síndrome premenstrual, la administración de cúrcuma reduce significativamente el número y la intensidad de los síntomas físicos

Por si todo lo anterior fuese poco, las decenas y decenas de estudios clínicos realizados con extractos de rizoma de cúrcuma o con curcuminoides muestran su seguridad, tolerabilidad y su eficacia, en muchos casos como coadyuvante, en el tratamiento de enfermedades como: dispepsia, diabetes, hiperlipemias, síndrome metabólico, osteoartritis, hepatopatías, cáncer, depresión, Parkinson, deterioro cognitivo, síndrome premenstrual, endometriosis, psoriasis, gingivitis, liquen plano, enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa.


REFERENCIAS CIENTÍFICAS

Aquí tienes las fuentes bibliográficas de las que nos hemos nutrido para mostrarte para qué sirve la cúrcuma y sus potenciales aplicaciones. 

Panahi et al., (2014). “Curcuminoid Treatment for Knee Osteoarthritis. A Randomized Double-Blind Placebo-Controlled Trial”, Phytotherapy Research.

Vilai Kuptniratsaikul et al., (2014). “Efficacy and safety of Curcuma domestica extracts compared with ibuprofen in patients with knee osteoarthritis: a multicenter study”, Clin Interv Aging.

Peter R. Holt, Seymour Katz, et Robert Kirshoff, (2005). “Curcumin therapy in inflammatory bowel disease: a pilot study”, Digestive diseases and sciences.

Wanwarang Wongcharoen et al., (2012). “Effects of curcuminoids on frequency of acute myocardial infarction after coronary artery bypass grafting”, The American journal of cardiology.

Tze-Pin Ng et al., (2006). “Curry consumption and cognitive function in the elderly”, American journal of epidemiology.

Pamela E Potter, (2013). “Curcumin: a natural substance with potential efficacy in Alzheimer’s disease”, Journal of Experimental Pharmacology.

Bharat B. Aggarwal, (2009). “Potential therapeutic effects of curcumin, the anti-inflammatory agent, against neurodegenerative, cardiovascular, pulmonary, metabolic, autoimmune and neoplastic diseases”, The International Journal of Biochemistry & Cell Biology.

Jurenka J. S. (2009). “Anti-inflammatory properties of curcumin, a major constituent of Curcuma longa. A review of preclinical and clinical research”, Alternative Medicine Review.

Akito Shimouchi et al. (2009). “Effect of dietary turmeric on breath hydrogen”, Digestive diseases and sciences.

Sobre Frank Pérez

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¡ÚNETE A LA  COMUNIDAD!

Desbloquea un mundo de conocimientos y recursos gratuitos ¡A qué estás esperando!

No te pierdas ninguna novedad. Obtén acceso exclusivo a contenido de calidad, descuentos especiales en nuestros cursos y eventos, así como información sobre las últimas tendencias en el ámbito de la salud.

¡Únete ahora a nuestra comunidad de aprendizaje en línea y conseguirás nuestro ebook totalmente gratuito sobre naturopatía y homeopatía! ¡No te lo pierdas!